lunes, 7 de diciembre de 2009

El balneario de Battle Creek


Extravagante adaptación de la novela de T.C. Boyle que saca a la luz las manías y excentricidades del doctor Kellogg, un “científico loco” defensor de la vida sana. Esta es la premisa que utiliza el director Alan Parker para concebir una de sus películas más histéricas, protagonizada por unos personajes caricaturizados y llevados hasta el límite de lo creíble. La película ilustra muy bien las obsesiones higienistas de principios del siglo XX.

AQUÍ podéis encontrar un magnifico comentario sobre las visión de la salud que muestra en la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada